Archivo diario: diciembre 5, 2010

Tras consumir vacaciones en una playa cosificada

Antes de partir a Aachen (Alemania), transcribiré algo que escribí en un tren Castellón-Madrid durante el viaje, no le busquen el sentido porque es muy inconexo, es como una redacción mental. Recuerdo que a mi lado iba un americano con el que crucé algunas palabras, y justo al otro lado del pasillo una mujer que llevaba en su regazo un perrito de unos dos meses. Recuerdo este viaje, porque me liberó, quería huir de Marina D `Or como fuera, de aquel consumismo exacerbado, en el cual rogaba ir a las montañas a buscar algo de historia, algo de humanidad…

 

“Desde el tren, veo pasar ciudades ante estos ojos imposibles. Los párpados casi me caen debido a una noche intranquila, cargada de pesadillas en las que huía desesperada por puertas demasiado pequeñas para escapar. Sin embargo, al despertar, parece que la pesadilla es tan real como esta vacuidad tangible, cortante, amarga y difícil de beber, como un café demasiado cargado.

Ganamos velocidad, como la vida que se acelera y en cada rellano debes beber un vaso lleno de veneno, indiferencia, maldad, metiras…y debes ir con los ojos vendados para ser como todos los demás; debes beber esos vasos, para que cuando llegues arriba, infles el pecho satisfecho porque conoces la vida, menuda satisfacción es conocer la miseria, la bajeza humana, instintos tan bajos como el arcano Tártaro.

Sigo poniendo ojos como platos, como los niños ante un piruleta enorme, sólo que ahora es amarga, sabe a hiel. Conservo la capacidad de la sorpresa.

Este tren, que camina como yo, a tirones, no termino de arrancar cuando paro en seco, raíles carcomidos, vías viejas, tantas veces pisoteadas, y todo es lo mismo, parece imposible espacapar.

Nadie preguntó si quería jugar a este juego de sonrisas con dientes partidos, siempre se me estropean los empastes al reflexionar, porque en este ritmo absurdamente rápido, ni siquiera puedes detenerte a escucharte respirar, y a final eso es lo que te da la vida, joder!

¿Insignificancia en una caricia o un mundo?, ¿Dónde va su calor cuando los sentimientos cambian?

¡Olfatos alérgicos a la belleza! Sangra y llora por hacerse notar…

Se dibujó el recuerdo en mis manos encayadas, arañadas con fuerza animal, es como si las mordisqueara para sacar algo que no sé que es. Se me ha vertido el amor, hidria quebrada, se me ha vertido por el camino. Mi mirada agoniza, pestañas, telas de araña, pentagramas donde cobijar notas imposibles.

Esta canción es perfecta para conducir, las calles se reflejan en la luna delantera como si fuera un trampolín y todo fuese  a salirse de su sitio, desorbitado, a 120 km por hora, abre un poco la ventana que te despierte el aire de la mañana, quita el maldito aire acondicionado, desperézate, enciende la radio.

Ni siquera dejan el gris de la pared tranquilo, lo cubren de pintadas estúpidas…

Put your head towards the air…”

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Escritura automática