De futuros inciertos

O me hago vendedora de libros (Ausbildung incluído) o me voy a Salzburg, así son las cosas. Vivo con la incertidumbre de aquel (españolito o no) que ha dejado todo para buscarse la vida, del que sobrevive del pluriempleo y del que, tras siete años en la universidad, ya no puede rondar sus adorados libros y ha de dedicarse a esto o aquello.

Esto es una cosa que sólo se comprende si se ha hecho alguna vez. Si se ha dejado lo cómodo y cotidiano por perseguir los sueños con todas las consecuencias. Que nadie se confunda, hace falta valor y mucha mucha paciencia, nadie deja todo porque se rinde, se deja todo por que se cree que algo mejor es posible, aunque cueste conseguirlo. El proceso de tirar la comodidad por tierra y de olvidarse de los golpes de suerte dura su tiempo, y al final uno descubre que es libre, que si le llaman mañana de un puesto de trabajo en Francia, en Italia o en Finlandia se iría sin más, sin remordimientos. Estaría dispuesto a sufrir el aprendizaje de otra lengua, con sus etapas de “no puedo aprender más” y de “cuanto más aprendo más me doy cuenta de que nunca la controlaré del todo”, se divertiría con las diferencias culturales y se adaptaría a otros horarios de luz o a no ver el sol más que dos veces al año.

Es bonito ver cómo uno se ha transformado, cómo se ha librado del peso de las costumbres, de lo conocido y de las cosas. Es bonito tener el valor de cambiar las cosas, tener las sandalias de Hermes.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Germánicas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s