Archivo de la categoría: De mi BSO

Twilight galaxy

Did they tell you, you should grow up
When you wanted to dream.
Did they warn you, better shape up
If you want to succeed
I don’t know about you, who are they talking to?
They aren’t talking to me.

I’m higher than high
Lower than deep,
I’m doing it wrong
And singing along

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo De mi BSO

Al norte del norte

Esto es para decirte, que aquí está empezando a nevar…

Deja un comentario

Archivado bajo De mi BSO

En el último sótano de la tierra

“Me encantan esos momentos, cuando escuchas jazz en el último sótano de la tierra” Silvia Otero.

El hombre venía armado con una trompeta dorada, amenazaba madrugada; el que venía con él se metía en las entrañas del piano, arañando sus cuerdas, caminaban con el otros dos músicos: todos ellos se unirían después para mecerse en los oídos de los allí presentes, en un local oscuro, pequeño y familiar. En el último sótano de la tierra.

A pesar de lo recóndito del lugar, no tenía ojos suficientes para tanta belleza, no me alcanzaba el oído. El percusionista era mucho más que excelente, tenía la versatilidad de un músico urbano, daba peso y conjunto a todo lo demás, daba fin y comienzo: hasta que el plato no dejaba de vibrar, no caían los aplausos sobre sus cabezas, como aleteos de palomas aturdidas. Formábamos todos un cienpiés enorme, golpeando el suelo con el ritmo del bajo, dando el golpe de gracia a la par que el bombo o la caja. Como uno sólo, hipnotizados por el ritmo, intrumentos del sonido que retumbaba en nuestros pulmones.

Cuando llegué a la sala, vi la que habían retirado la tapa del piano: pensaban invadir toda la habitación, chorrear por las paredes, refrescarnos y retirarse, como un amante satisfecho. La sencillez con que salieron al escenario, se llevó la simpatía de todo su público. Es crucial como toma posesión de la música aquel que la produce y la siente, y la humildad con que el cuarteto tomó sus instrumentos, las sonrisas, los continuos guiños y el ensimismamiento que reflejaban mientras tocaban, completamente invadidos por la música, hicieron que disfrutara más si cabía, hicieron que de nuevo mi alma subiera a las azoteas. Hormigón y sol en los tejados.

La trompeta traía el frío de las cinco de la mañana, las calles mojadas, el reflejo de las farolas ajenas: la sombra, el cansancio. A veces sonaba como un animal herido, como un aullido, pisadas en un charco. Sus destellos dorados en la oscuridad del local,  eran fugaces e intensos, se perdían en segundos. Vi al hombre abrazarse a ella, como se abraza al amor perdido, con dolor y respeto.

El piano daba el cristal, el susurro articulado. Un brillo tenue y oscuro que desbordaba aquel sótano, el primero o el último del planeta tierra.

2 comentarios

Archivado bajo De mi BSO

Lully en el fin de lluvia, el domingo por la mañana

Deja un comentario

Archivado bajo De mi BSO

Somebody to love

2 comentarios

Archivado bajo De mi BSO

Nina Simone

Deja un comentario

Archivado bajo De mi BSO

Wicked as it seems

Deja un comentario

Archivado bajo De mi BSO