Archivo de la categoría: Puñados de palabras

Nómadas

Allí donde no buscastes,

había un acordeón,

junto a la voz de un poeta

(cerca de mi guitarra

detrás de la puerta.)

 

Ponen hoy voz

seis cuerdas,

a las bocas sin aliento

de los que tuvieron

que marcharse,

de los que dormían

inquietos.

 

Emigrantes eternos

de norte a sur,

de mar a a olivo,

del olor a salitre,

al sudor frío.

 

Ya no existen

las playas que recuerdo,

las grúas del puerto,

nos dijeron adiós

con sus brazos de hierro.

 

Devolvedme a mi mar,

a mi oscuro cielo,

a esa lluvia incesante,

al trajín de marineros.

 

De ecos está hecha esta casa,

de luces apagadas,

de llamas extintas,

del candor de las palabras.

Anuncios

7 comentarios

Archivado bajo Puñados de palabras

De un tiempo inocuo

Y pasaron los años,

 

Pasaron como unas botas sucias

sobre el suelo blanco,

como el rostro que no olvido

mirada de luz y de amianto.

 

Pasaron por mi cara,

tus dedos blancos

como los años,

tantos días,

tanto tiempo esperando.

 

Pasó como una respuesta

por párvulos labios,

por el calor de un sueño,

por tu cuerpo lejano.

 

Pasaron los años, pasaron…

 

Intentando cubrir

un hueco muy amplio,

alejarme de ti,

o vivir esperando.

 

Como tu presencia

un día de verano,

como la tuya ausencia,

en el calendario.

 

Como la lluvia fuiste,

furia de un sueño vano,

esperar lo imposible,

corazón asustado.

 

Y pasaron los años, pasaron…

Deja un comentario

Archivado bajo Puñados de palabras

Caller….

El grano de arena

pesaba tanto como la palabra,

No equiparaba el peso en la balanza,

Un poco de polvo en tu mejilla blanca

Un muesca bajo el ojo,

Me quebraba las manos y el alma.

 

Volvieron a  saetarme las palabras,

A traspasarme las lanzas

Del odio incomprensible

En emboscada.

 

Se filtra por teléfono

Tu voz,

Desconocida compostura,

Ajena a mi mirada,

A mi trazo feroz.

 

Regresaste, horda de soledades

A mi vida,

Entrechocaban tus armas de avaricia,

De ese mirar sin ver,

Me herí los talones en la huida.

 

De barro es mi mirada,

¡Resbala!

Se quebró por el frío

La lágrima,

Libertad sangraba

La boca sellada.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Puñados de palabras

Otoño

Qué mejor forma de inaugurar algo que hace tanto tiempo tenía pendiente, que con un borrón de poema, casi tan amarillo como las hojas del otoño, casi tan difuso y pobre como la seca hojarasca:

Cosquilleaba el viento
entre las pequeñas campanitas
que del árbol pendían sus ramas.

Mirada de otoño, ¿qué verás mañana?

Desperté hoy con la niebla cansada,
con la boca sellada,
de polvo y madrugada.

Viajera incansable, ¿dónde irás mañana?

Con sabor de ciudades jamás visitadas,
olor a raíles viejos,
pecas puntuadas.

1 comentario

Archivado bajo Puñados de palabras

Nubes

Masas informes que absorben todos los colores de la luz, como una paleta impresionista, como una fotografía. Sólo durará un segundo. Alza la cabeza.

Deja un comentario

Archivado bajo Puñados de palabras